¿Cuáles pueden ser los síntomas indicativos de que mi autoestima es baja?

La autoestima es un concepto amplio y extenso. Es un proceso interno, pues es la valoración que hacemos sobre nosotros mismos. Está basada en nuestra autoimagen interna.

Tener autoestima es el resultado de un camino que necesitamos atravesar pasando por diferentes fases que son necesarias para su formación:

Autoconocimiento + autoconcepto + autorespeto + autotolerancia + autodependencia + autoaceptación = AUTOESTIMA. 

 

Tener una autoestima alta y estable es un factor necesario para encontrar el equilibrio vital y la satisfacción personal. Por eso, es fundamental detectar en qué estado está ésta. Para ello, voy a nombrar algunos de los síntomas más típicos de personas que tienen su autoimagen dañada, y por tanto, puede provocar numerosos altibajos en su día a día.

Síntomas de una persona con autoestima baja: 

  • Necesita constantemente la aprobación de su círculo cercano.
  • Atraviesa numerosos momentos de inestabilidad emocional.
  • Suele resultarle difícil tomar decisiones.
  • Cuando algo que hace no le sale bien o como esperaba, se siente como un fracasado.
  • Las autocríticas están presentes en su día a día.
  • Le cuesta decir no a terceras personas.
  • Puede ser excesivamente exigente consigo mismo y también con su entorno.
  • En algunas ocasiones no existe coherencia entre lo que siente, lo que piensa, y lo que finalmente hace.
  • Suele dejarse llevar por el criterio de los demás, haciendo oídos sordos al suyo propio.
  • No se acepta tal y como es.
  • Siente miedo de cometer errores.
  • Suele sentirse culpable con facilidad.
  • No afronta las críticas externas de una manera constructiva.
  • Le resulta complicado enfrentar las adversidades.
  • Puede ponerse a la defensiva con facilidad.
  • No se respeta a sí mismo. Y esto tiene una doble lectura, pues llega un punto en que puede estallar su ira contra la otra persona y no respetarla a ella.
  • A veces, siente que está siendo manipulado por terceros.
  • Siente dependencia de otras personas.
  • Le da miedo o le incomoda estar sola.

¿Cómo mejorar mi autoestima?

Mejorar nuestra autoestima es un proceso que requiere de compromiso, tiempo y esfuerzo por parte de uno mismo para conseguir estabilizarla. Cada paso que demos en la dirección correcta hará que estemos más cerca de nuestro bienestar personal.

En muchas ocasiones necesitamos la figura de un psicólogo que nos ayude a mejorarla a través de un crecimiento personal consciente, que nos otorgue la capacidad de ser nosotros los que gestionamos nuestra propia vida, sintiéndonos bien con nosotros mismos, y alcanzando la felicidad estable. 

Es necesario conocerme a mí mismo, valorarme y aceptarme tal y como soy, responsabilizarme de mí mismo y quererme.

Cada persona es única e irrepetible, por tanto, estas pautas necesitarás seguirlas siendo siempre leal a tus propios principios y valores, dejando fluir tu Identidad Sana y haciendo aquello que te haga sentir pleno, satisfecho y feliz.

Resultado de imagen de autoestima

  • Vive conscientemente. Escucha tu interior y tu intuición, prestándole atención y entendiéndola. Observa cómo te encuentras y cómo te desenvuelves en el día a día. Conócete y valora lo que ves. Saberse a uno mismo es una de las armas más poderosas para reconstruirnos, fortalecernos y aceptarnos tal y como somos.
  • Cuida de ti mismo. Cuida de tu mente, de tu cuerpo y de tu espíritu. Regálate tiempo, momentos y mimos. Haz lo que quieras hacer, porque te nace y porque te fluya. No te boicotees a ti mismo, haz lo que te nazca hacer. Sé para hacer. Es decir, utiliza el “hacer” como una herramienta que te permita ser.
  • Toma la responsabilidad directa de tu vida. Tú eres autosuficiente para tomar tus propias decisiones y elegir qué quieres hacer. Pero recuerda, hazlo desde tus propias convicciones, criterios y creencias.
  • Conócete: ten en cuenta tus virtudes y tus puntos débiles. Cuando se presente una situación adversa, sé consciente de ello y ayúdate de tus puntos fuertes, poténcialos y sácales el máximo provecho. Con respecto a tus puntos débiles, una vez que somos conscientes de cuáles son, y los aceptamos, seremos capaces de mejorarlos, reducirlos e incluso eliminarlos.
  • No te machaques. Nadie en el mundo es perfecto, y tampoco necesitamos serlo. Nuestro objetivo base será buscar la felicidad estable, no la perfección. Pues si nos centramos en ello, viviremos frustrados y sintiéndonos impotentes, y como resultado, nuestra autoestima no se encontrará fortalecida, más bien, todo lo contrario.
  • Cambia los mensajes que te envías a ti mismo. Piensa que sí puedes hacerlo, que vas a tener éxito, que te va a salir bien. Observar y reconocer las cosas positivas y buenas de la vida, te ayudará a salir del bucle de la negatividad y la crítica constante. Es importante recordar que, de cada dificultad, error o situación adversa, siempre podremos aprender de nosotros mismos y de las situaciones.
  • No te compares con nadie, ni contigo mismo. Caemos en la trampa constante de compararnos con las personas de nuestro alrededor, e incluso con nuestro yo de hace un tiempo. ¿Qué conseguimos realmente con eso? Cada persona es única e irrepetible, ¡y tú también lo eres! Céntrate en ser tú, no hay nada más especial y gratificante que dejarse ser uno mismo.
  • Plantéate objetivos y metas realistas. Es hora de ponernos manos a la obra. Elabora un plan sobre qué objetivos quieres cumplir en la vida, a corto, medio y largo plazo. Planea cómo puedes conseguirlos, el tiempo que te puede llevar lograrlos, y… ¡a por ellos!

<<Sólo existe un amor para toda la vida…

…y es el amor propio.>>

 

 

 

 

No hay comentarios

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies