El dolor es necesario.

Resultado de imagen de dolor emocional"

Los seres humanos, tenemos la errónea creencia de poder controlarlo todo. Ser resistentes ante la adversidad, sea cual sea. No venirnos abajo ante los problemas, y tener la capacidad de salir ilesos de situaciones difíciles.

Por ello, nos sentimos frustrados tan a menudo. Porque no aceptamos que, como personas, sentimos dolor. El dolor es una emoción, una sensación y un sentimiento, 100% humano e incontrolable. Obviamente, tenemos la capacidad (si la entrenamos) de gestionar el dolor, de aprender a convivir con él e incluso de aceptarlo. Y esto último no es del todo fácil.

Somos seres vulnerables. Eso quiere decir que tú, y todo tu entorno, será sensible ante determinadas circunstancias o sucesos. Queremos creer que no. Y tenemos continúas ilusiones acerca del poder de la fuerza. «Yo soy muy fuerte y puedo con todo». Sí, mensajes positivos cargados de ánimo, pero que, en el fondo, hacen más daño que cualquier otra cosa. Puesto que eso, es una utopía.

Si tu mente está sana, va a sentir dolor. El dolor es una emoción natural. ¿Acaso no te dolieron los dientes cuando empezaron a salir? No te acuerdas, claro. Pero dolieron, y mucho. ¿Acaso no te dolió la primera separación o ruptura que experimentaste? ¿No te dolió el fallecimiento de un ser querido? ¿No te dolió cuando alguien te decepcionó? ¿No te duele cuando te caes? … El dolor físico, mental y emocional existe.

A nadie le gusta sentir dolor. Pero es tan necesario como respirar. A partir del dolor se crece, se avanza, y uno consigue sanar.

Es fundamental tener en cuenta lo siguiente:

Cuando algo te duela, dedícate unos minutos, unas horas o unos días. Observa que ha sucedido o está sucediendo que está perturbando tu estabilidad. Mírate con atención, desde el cariño y la autocompasión y échate una mano a ti mismo. Si estás sintiendo ese dolor, es porque lo necesitas sentir. Sí, es desagradable, pero el querer evitarlo lo único que provoca es aumentar su intensidad y duración en el tiempo, aunque lo tengas oculto.

Qué quiere decirte ese dolor. Qué te indica. Qué necesita tu cuerpo y tu mente.

Bien es cierto, que hay situaciones que son dolorosas que podemos resolver y cambiarlas. Otras, sin embargo, por más esfuerzo y lucha que llevemos a cabo, seguirán permaneciendo.

¿Qué aumenta mi dolor? Querer evitarlo, escapar de él, bloquearlo o luchar contra él.

Si piensas alguna de estas cosas, ¡cuidado, tienes un problema!

  • Yo puedo con todo.
  • Soy una persona muy fuerte.
  • Llorar o venirse abajo es para los débiles.
  • Necesito mantener el control de las cosas para estar bien.
  • No puedo permitirme estar triste, enfadado, o dolido.
  • Las personas sensibles tienen un problema.
  • Yo prefiero tomarme una copa, fumarme un cigarro o consumir alguna droga para evadirme.
  • Comer de manera compulsiva calma mi ansiedad.
  • Tengo la agenda repleta de cosas por hacer y así no pienso demasiado.
  • Vivo enganchado a la televisión, al móvil o a la lectura. A veces pienso que no vivo.
  • Tengo miedo al fracaso, a equivocarme, a no ser perfecto.
  • Siento que si las demás personas no me aceptan o no les agrado, no podré ser feliz.
  • Necesito hacer las cosas de manera perfecta, solo así estaré bien.
  • Etc…

Todas estas situaciones, pensamientos o consecuencias, suelen ser fruto de creencias inconscientes. Normalmente, tendemos evitar todo aquello que nos produce dolor.

  • Prefiero no tener relaciones de pareja, porque no quiero sufrir.
  • No me gustaría decirle a mi amigo lo que pienso porque no quiero que se sienta mal y crear un conflicto.
  • Estoy sintiendo ansiedad en este momento y puedo calmarla con una buena dosis de chocolate.
  • Noto que tengo ganas de llorar, voy a salir con unos amigos y así me distraigo.
  • Etc…

 

El dolor ,cuando no se convierte en verdugo, es un gran maestro. -Concepción Arenal.

No hay comentarios

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies